Notas Técnicas

Clases de Cierre vs Tipos de Válvulas - PARTE 1

Clases de Cierre vs Tipos de Válvulas - PARTE 1
COMPARTIR EN REDES
¿Cuáles son las tasa de pérdida aceptables cuando una válvula de control está cerrada? Y, qué sucede con las válvulas de bloqueo? En esta nota revisaremos las normas y clases de cierre más utilizadas tanto en válvulas de control como en válvulas de bloqueo.

La clase de cierre o tasa de pérdidas (leakage class) de una válvula está definida como las pérdidas que tiene la válvulas cuando se encuentra en su posición cerrada.

Existen diferentes normas que definen estas tazas de pérdidas como así también los procedimientos y condiciones requeridas en las pruebas para determinarlas.

Las normas utilizadas en válvulas de control y válvulas on-off o de bloqueo son diferentes y es importante definir el criterio según el tipo de válvula y la aplicación donde se utilizará para especificar correctamente la válvula.

¿Las válvulas de control deben ser hérmeticas?

Las válvulas de control, no importa de qué tipo, están pensadas justamente para controlar el flujo que pasa a través de ella y por lo tanto, en sus condiciones normales de operación no estarán ni totalmente abiertas ni totalmente cerradas, sino modulando en posiciones intermedias.

Cuando se requiere hemerticidad en la línea donde está montada, se utiliza una válvula de bloqueo adicional a la de control.

Por lo tanto, la clase de cierre no debería ser una condición determinante en la selección de una válvula de control.

La norma más comunmente utilizada en el caso de las valvulas de control es la ANSI/FCI 70-2 (que sobrecede la ANSI B16.104) y determina seis clases de cierre:

Como se ve en la tabla superior, la tasa de pérdidas depende de la capacidad nominal
(Cv nominal) de la válvula, por lo tanto, cuando mayor sea el diámetro y Cv de la misma.

En las aplicaciones de control, uno de los tipos de válvulas más usado son las válvulas globo.

Las válvulas globo de la línea Flowserve VALTEK cumplen con cierre clase IV como estándar, con cierre metal-metal. Las válvulas son testeadas en fábrica y se emite el certificado correspondiente para cada válvula que se entrega.

Generalmente la clase V es un opcional para el cierre metal-metal y se utiliza en aquellos casos donde la aplicación o el lugar de instalación de la válvula requiera mayor hermeticidad. Para alcanzar esta clase de cierre, la válvula usualmente requiere el uso de un actuador con mayor fuerza como así también un “lapeado” entre obturador y asiento.

La clase VI requiere el uso de un inserto blando, generalmente en PTFE, lo que limita el uso de la válvula, ya que no puede utilizarse en aplicaciones con alta temperatura o muy alta presión. En esos casos, cuando se requiera mayor hermeticidad que la clase IV, se debe especificar clase V.